Es de bien nacidos…

En HUB nos hemos tomado la licencia de que este corto ensayo ―que normalmente es una reflexión sobre la revista, su línea editorial o su todavía corta trayectoria― sea en esta ocasión un pequeño gesto de agradecimiento a quienes han hecho de una idea peregrina algo tangible.

Agradecimiento a las personas que, sin esperar nada a cambio, nos ofrecieron y ofrecen su ayuda para elaborarla, mejorarla o difundirla.

Agradecimiento a nuestros suscriptores, que un buen día decidieron hojear la revista y concluyeron que aquello no estaba del todo mal; que por qué no inscribirse.

Agradecimiento a los que nos han contactado con nuevas ideas, con consejos, con pequeñas críticas o incluso con propuestas de cooperación desinteresadas.

Agradecimiento a los que recibieron un ejemplar en sus domicilios y encontraron un hueco para escribirnos con un «Lo estáis haciendo bien».

Y, por supuesto, agradecimiento a todos nuestros colaboradores, sin los cuales los tres números de HUB no habrían sido posibles.

Siguiendo la línea que trazamos en nuestro número de otoño ―aquella que decía que esto se podía hacer mejor― continuaremos trabajando para que cada vez que enviemos los archivos a la imprenta, lo hagamos un poco más satisfechos con nuestro trabajo que la vez anterior. Esperemos, cómo no, que así sea.

Sean, una vez más, bienvenidos a HUB. Gracias por leernos.