Facturación automática de equipajes en el Aeropuerto de Hamburgo

El pasado mes de noviembre, el Aeropuerto de Hamburgo (Alemania) inauguró una red de mostradores de facturación que muchos ya encuadran dentro de una nueva generación de aeropuertos. El sistema, desarrollado por la empresa germana Materna GmbH e implantado en la Terminal 1 del aeródromo, consiste en un conjunto de diez mostradores completamente autónomos, en los que el pasajero toma el papel protagonista y se encarga de la facturación de su propio equipaje.

El objetivo principal de estos diez dispositivos es el de dotar a los usuarios de una mayor independencia y flexibilidad en las salidas, consiguiendo un significante ahorro de tiempo en los procesos previos al vuelo. Otro de los propósitos que Materna Gmbh y el aeródromo se han marcado con la integración de este sistema es el de conseguir los máximos estándares de seguridad a través de un entorno claro, intuitivo y de fácil manejo para el viajero. Además, su diseño sobrio, de estética escandinava, se adapta perfectamente al entorno de cualquier terminal aeroportuaria.

El modo de empleo es sencillo: en primer lugar, el pasajero deberá seleccionar en la pantalla la aerolínea con la que va a viajar y escanear la tarjeta de embarque. A continuación, responderá a una serie de preguntas de seguridad acerca del contenido de su maleta y después la colocará dentro del área señalada de la cinta, donde esta será medida y pesada. Por último, el dispositivo imprimirá una etiqueta con un código de barras, que el viajero tendrá que adherir a su valija. Tras seguir todos estos pasos, ya solo quedará confirmar en la pantalla que el proceso se ha realizado con éxito y recoger el recibo correspondiente.

El sistema de mostradores automáticos está pensado para comprobar el etiquetado de los equipajes mediante un escáner que reconoce cualquier posible fallo o uso incorrecto del terminal. Además, otra de las funciones de la herramienta es detectar cuándo una maleta excede las dimensiones estipuladas, así como informar al pasajero de que esta debe ser facturada como equipaje especial. En cualquier caso, es importante destacar que el personal de las distintas compañías estará siempre a mano para ayudar al usuario en caso de este se encuentre con alguna dificultad o problema durante el proceso.

Pese a que los mostradores automáticos están concebidos técnicamente para dar servicio a cualquier aerolínea del mercado, por el momento las únicas que los emplearán serán Air France, easyJet y KLM. Con todo, la idea es que el resto de las compañías que operan en el Aeropuerto de Hamburgo, pionero en la implantación de este sistema, vayan poco a poco sumándose al proyecto.