FOD detection systems: tecnología capaz de encontrar la aguja en el pajar

Para los que puedan desconocer el término, los Foreign Object and Debris (FOD) detection systems son, precisamente, lo que su nombre en inglés nos indica: sistemas automáticos ideados para detectar objetos extraños y alertar acerca de su presencia. Este tipo de sistemas ofrecen a los operadores aeroportuarios la posibilidad de inspeccionar de manera continua la superficie de la pista en condiciones de elevado tráfico aéreo ―ya sea durante el día, la noche o con climatología adversa―sin que ello conlleve la interrupción de los movimientos programados en la pista y la plataforma de aeronaves.

Pese a que existe cierto debate en torno a estos sistemas por lo que podría parecer un coste elevado, la opinión de aquellos aeropuertos que cuentan con un FOD operativo es unánime: estos métodos se pagan por sí solos en el momento en que la alerta de la presencia de un cable de acero u otro objeto en la pista evita un accidente o salvaguarda la integridad de una aeronave.

Con todo, el FOD de la compañía MOOG, el sistema objeto de este artículo, presenta una serie de características que lo diferencian del grueso de útiles de esta índole y le confieren un valor añadido. En primer lugar, el empleo de radares de onda milimétrica para escanear de manera continua la superficie de la pista. Estos aparatos de alta resolución son ideales para detectar objetos extraños, ya sea de día o de noche, con tiempo despejado o lluvioso. Además, el perfecto funcionamiento del radar no se ve afectado por el polvo o las ondas térmicas, y es capaz de localizar el objeto extraño con exactitud en un rango y una dirección determinados. Sin embargo, la gran diferencia de este sistema frente a los que solamente utilizan cámaras es que la detección de objetos extraños sigue siendo precisa incluso en condiciones de poca luz, especialmente cuando la oscuridad es absoluta o las condiciones meteorológicas son muy desfavorables (nieve, tormentas de arena, niebla densa, etc.).

Esta herramienta inspecciona continuamente la superficie de la pista, manteniéndola abierta las 24 horas del día, siete días a la semana. De este modo, la seguridad y la operatividad no se ven amenazadas por la presencia de objetos extraños, animales silvestres o cualquier otro elemento que no deba estar en la pista.

El FOD de MOOG es, además, el único del mundo que mantiene la pista libre de objetos extraños en todo momento, inspeccionándola 2880 veces al día (cifra muy importante si la comparamos con las cuatro inspecciones visuales diarias que se suelen llevar a cabo en la mayoría de los aeropuertos). Por este motivo, los aeródromos en los que está instalado han incrementado enormemente tanto la disponibilidad de las pistas como su volumen de tráfico aéreo, obteniendo un mayor volumen de ingresos.

El avanzado proceso digital de la señal recibida por el radar permite identificar y confirmar con precisión la presencia de objetos extraños, eliminando así los posibles casos erróneos. El sistema de procesamiento está diseñado para ofrecer el máximo rendimiento de detección mientras se mantienen en un mínimo absoluto las falsas alarmas. Asimismo, dispone de un sistema de comprobación redundante para asegurar que la detección del objeto es real.

Del mismo modo, esta herramienta presenta una función muy favorable con respecto a otras de similares características: la detección de múltiples objetos extraños a la vez. Pongamos por caso que un neumático reviente en la pista, fraccionándose en numerosos trozos. Mientras que otros FOD dejan de escanear tras la detección de un objeto extraño, el desarrollado por MOOG avisaría al momento de dónde se encuentran todos y cada uno de esos trozos.

Por otra parte, el sistema es capaz de detectar elementos como el metal, el plástico, la goma, el vidrio o la materia orgánica, y está capacitado para enviar esta información en tiempo real a los operadores aeroportuarios a través de una pantalla gráfica muy intuitiva que, además, permite verificar el objeto antes del envío de personal para su retirada. Otra particularidad que posee es el empleo de cámaras nocturnas de alta resolución combinadas con infrarrojos calibrados con el sistema de lentes, así como su capacidad de registrar y almacenar los datos recibidos para un posible análisis histórico.

Como curiosidad, el elemento más pequeño detectado a lo largo de más de una década de operación en varios aeropuertos fue un objeto metálico de diez milímetros de longitud. Teniendo en cuenta que el área cubierta es equivalente a treinta campos de fútbol, se trata de una precisión verdaderamente excepcional.

El sistema FOD de MOOG ha sido desarrollado gracias a sus más de cincuenta años de experiencia en investigación, diseño y desarrollo de sistemas radar. MOOG, la compañía fabricante, logró desarrollar hace más de diez años un radar pionero diseñado específicamente para la detección de objetos extraños en pista, lo que derivó en el primer sistema automatizado del mundo para la detección y aviso de objetos extraños, operativo desde 2006 en el Aeropuerto de Vancouver (Canadá). En la actualidad, este sistema cuenta con cientos de miles de horas de operación en varios aeropuertos internacionales como Heathrow, Doha o el propio Vancouver.

MOOG Inc. es un importante grupo americano que cuenta con una amplia experiencia internacional en aviones militares y comerciales; satélites y vehículos espaciales; vehículos de lanzamiento; misiles; maquinaria industrial; energía eólica; aplicaciones marinas; y equipos médicos. Además, la compañía lleva más de once años proporcionando pistas FOD Free al aeropuerto londinense de Heathrow.

Por su parte, la empresa encargada de distribuir el sistema FOD de MOOG en España es SEAIRTECH, una compañía integradora de sistemas y servicios especializados de ingeniería en los sectores aeronáutico, marítimo y de defensa, con presencia internacional y una amplia experiencia en sistemas de elevada complejidad tecnológica.