KATE: robots autónomos de facturación

Los picos de afluencia de pasajeros han sido, desde siempre, uno de los problemas más candentes en aeropuertos de todo el mundo. La estampa se repite sistemáticamente: el usuario se dirige a los mostradores de facturación y, a su llegada, los encuentra abarrotados de gente, lo que conlleva tiempos de espera superiores a lo imaginado. Situaciones como esta se dan a diario en terminales de todo el mundo, dificultando la fluidez en el tránsito aeroportuario y ocasionando aglomeraciones innecesarias en diferentes puntos de las instalaciones.

Con todo, a lo largo de los últimos años se han diseñado distintos procedimientos para evitar problemas como el anteriormente descrito. Desde el check in online, otrora una auténtica revolución para la industria del transporte aéreo, hasta la introducción de las tarjetas de embarque en los dispositivos móviles, el sector ha experimentado infinidad de mejoras enfocadas a aliviar las aglomeraciones de pasajeros y las interminables colas de espera.

La pasada primavera, el grupo de investigación tecnológica SITA Lab fue un paso más allá en este tipo de soluciones presentando KATE, su nuevo terminal inteligente de facturación. Concebido con el fin de descongestionar las zonas que más lo necesitan, KATE detecta qué áreas presentan una mayor densidad de viajeros y se desplaza hacia ellas de manera autónoma. A través de su interfaz de fácil manejo, los usuarios pueden realizar el check in de manera ágil y sencilla, imprimiendo sus propias tarjetas de embarque y etiquetas para maletas.

Para desempeñar sus labores de manera eficaz, KATE no solo se sirve de diferentes bases de datos sobre vuelos y flujos de pasajeros, sino también de dos sistemas de información propios de SITA Lab: Day of Operations Business Intelligence y FlightInfo API. Además, la comunicación de los robots se realiza mediante un servicio de conexión en la nube, gracias al cual es posible asegurar el despliegue del número correcto de terminales en las áreas más saturadas.

La tecnología KATE, presentada en mayo de 2017, usa un sistema de geolocalización para guiarse con solvencia a través de las instalaciones. Los robots, que disponen de información vital sobre el aeropuerto y las compañías aéreas, se conectan a la red wifi del terminal, prescindiendo así de cables y otros acoples fijos. Del mismo modo, KATE emplea tecnología específica para evitar obstáculos, lo que le permite desplazarse libremente por el aeropuerto, librando objetos y personas que puedan aparecer en su camino.

Otra de las funcionalidades de estos robots es su capacidad para regresar a sus respectivas estaciones de carga cuando se encuentran bajos de batería o cuando necesitan nuevas tarjetas de embarque o etiquetas. Con esta característica, los dispositivos consiguen una autonomía absoluta para la realización de sus funciones.

El robot KATE es considerado por sus creadores el sucesor de LEO, un terminal autónomo de facturación de equipaje que SITA Lab presentara en 2016 en la Air Transport IT Summit de Barcelona. Veremos qué acogida tiene en el mercado aeroportuario esta nueva versión.